5 de julio de 2022

El eterno retorno….de las elecciones. Ni Pizca

Colombian left-wing presidential candidate Gustavo Petro speaks during a feminist debate in Bogota, on June 2, 2022. - Petro will face Rodolfo Hernandez in the June 19 presidential run-off election. (Photo by DANIEL MUNOZ / AFP)

La trayectoria de Gustavo Petro ha sido larga y muy notoria, ganándose afectos y odios a lo largo de sus más de cuarenta años de carrera política. Ha sido pues uno de los mayores referentes políticos de Colombia, hoy se enfrenta a un perfecto desconocido para la mayoría de los Colombianos, casi parece repetirse el escenario de hace 4 años, cuando se batía por la presidencia en contra de Duque.

Podemos decir que la razón por la que Duque se encuentra hoy en la casa de Nariño y Gustavo Petro es candidato presidencial fue por una sucia campaña de desprestigio y mentiras por parte del poder hegemónico del país, que a través de una perversa y sucia narrativa, se valió de la desgracia del vecino país venezolano y la precariedad de sus migrantes para que Petro que en ese entonces y ahora mismo representaba un cambio completo de paradigmas no se sentara en la casa de Nariño.

Pero ¿Por qué le temen a Gustavo Petro? Bueno, realmente hay dos miedos y dos orígenes para estos, en primer lugar tenemos la trayectoria y vocación política de Gustavo, quien comenzara como militante de la rama política del M-19, buscando reestablecer los ideales de los libertadores para el país y a posteriori una constante lucha por la justicia social, ideales que no llevaron a ser parte fundamental de la constitución del 91 y a inmiscuirse constantemente en acuerdos y leyes que enfrentaban a la corrupción y el poder tradicional que en Colombia imperaba, esta misma vía lo haría descubrir y denunciar a más de mil corruptos a riesgo de su vida y de aquí nace el miedo de los dirigentes tradicionales a Gustavo Petro, temen que los exponga y los condene por el desfalco que han hecho en el país, pero como el poder hegemónico no es nada sin la voluntad de los ciudadanos de mantenerlo, se encargaron de implantarle esta semilla a los trabajadores de a pie para que libraran su batalla y no los bajara (a la política tradicional) de sus acomodados tronos.

Así pues bajo este panorama nos encontramos en la misma situación de hace cuatro años… pero diferente, porque dónde antes imperaba la voluntad de Uribe y su sequito, ahora hay un pueblo cansado de sus abusos que le concedió a Gustavo Petro una votación del doble en primera vuelta de lo que consiguió contra Duque, por lo cual el uribismo ha tenido que esconderse tras la figura de Rodolfo Hernández quien se vende de alternativo y anticorrupción, mientras alimenta el mismo miedo que ha reinado en Colombia los últimos 20 años, es investigado por corrupción con medidas cautelares y ha tenido tratos con Álvaro Uribe Vélez en el pasado que aún no ha pagado y como sabemos, tarde o temprano, las deudas se pagan en especia ¿Es Rodolfo Hernández el candidato del Uribismo? su pasado así lo indica, su desconocimiento de materias publicas y de derechos lo hacen un peón ideal para ser manejado por terceros, sumado a su corte violento y populista que le concedió un segundo lugar lo catalogan como una amenaza para el país peor incluso que los cuatro años que cierra Iván Duque.

Lea también: Bienvenida la prohibición del plástico de un solo uso