11 de agosto de 2022

Conozca que se puede cargar en sus viajes en avión

La pandemia dejó sin lugar a dudas un hueco y una necesidad de salir lejos de nuestras casas tras casi dos años de confinamiento, sumado a la posibilidad que creó gracias a la aplicación masiva del trabajo remoto o distribuido, generó una ola de viajes en avión que ha contribuido a la lenta pero paulatina recuperación del mercado de los viajes.

Los registros masivos de viajes han permitido la narración de curiosas anecdotas en todas partes dónde haya un aeropuerto. Comenzando con los acompañantes íntimos, aunque la mayoría de los juguetes sexuales, incluyendo los vibradores, están permitidos en el equipaje de mano, según la Administración de Seguridad del Transporte, aún pueden provocar que te detengan, como en el caso de Welles. Hay algunas formas de reducir las posibilidades de estos encuentros incómodos, especialmente si algo comienza a sonar.

Shan Boodram, experta en intimidad y presentadora del pódcast “Lovers and Friends”, sugiere quitar las baterías o agotar las baterías de los juguetes recargables antes de empacarlos. “O encuentra un estuche rígido para ponerlo que sea un poco más grande para que el botón de encendido tenga menos posibilidades de ser presionado cuando se aplica presión al bolso”, sugirió.

Ahora también hay vibradores con ajustes de viaje incorporados, para evitar que se disparen en un momento inoportuno, como el vibrador recargable de silicona Surge, que tiene un bloqueo de viaje incorporado.

Ahora, sobre los líquidos

“El error más común que vemos que cometen las personas en términos de artículos prohibidos en los aeropuertos son los líquidosgeles aerosoles grandes en el equipaje de mano”, comentó Lisa Farbstein, vocera de la TSA.

La regla 3-1-1 de la TSA, ampliamente publicitada, dicta que los pasajeros pueden viajar con líquidos, geles y aerosoles siempre que estén en recipientes de 100 ml en una bolsa resellable de 2,84 litros. Entonces, si bien una botella de agua no pasará por una revisión previa al vuelo

Lea también: Salsa caleña es ahora patrimonio cultural e inmaterial