12 de agosto de 2022

La mayoría de las mujeres en las cárceles de Hong Kong son mulas para narcotráfico

De acuerdo con las cifras manejadas por el World Prison Brief, de la Universidad de Londres, Hong Kong ostenta el récord de tener el mayor porcentaje de mujeres encarceladas en todo el mundo, y las cifras oficiales así lo confirman, pues un cuarto de las personas privadas de la libertad son mujeres.

El segundo lugar le corresponde a Catar, en donde el 15% de los presos son mujeres. Seguidamente, existen apenas otros 16 países y territorios donde las mujeres en prisión superan el 10%.

En el caso de Hong Kong, llama la atención que buena parte de las prisioneras sean extranjeras. Ya que, dentro del grupo de los presos foráneos, el 37% son mujeres, así lo informó el Servicio Correccional, aunque se niegan a dar respuesta del porqué hay tantas personas foráneas en las cárceles, en especial mujeres.

La agencia de noticia AFP conversó con activistas, voluntarios, abogados y mujeres detenidas en este lejano territorio. Obteniendo como respuesta que, la mayoría de las mujeres encarceladas en Hong Kong son mulas extranjeras, provenientes principalmente de Latinoamérica, países asiáticos y África.

Vale la pena mencionar que, la ubicación estratégica de esta ciudad, la actividad pujante de su puerto y aeropuerto, la ponen en el centro de cualquier tipo de comercio, sea legal o ilegal.

Por lo anterior, el tráfico de drogas es una realidad, siendo las mujeres el principal medio que usa el narcotráfico para enviar mercancía, pues consideran que llaman menos la atención. No obstante, las mulas son fáciles de identificar para los policías y fiscales en Hong Kong.

Finalmente, la pandemia por COVID-19 y el cierre temporal del tráfico aéreo, redujo considerablemente el tránsito de mulas para narcotráfico, en su lugar se usaron correos y empresas de mensajería. Sin embargo, con la flexibilidad de las medidas, es predecible que este negocio vuelva a ser activado.

Lea también: Con reducción al consumo de gas, la Unión Europea planea mitigar la dependencia del suministro ruso