3 de octubre de 2022

Gobierno pide rechazar la demanda contra el derecho reproductivo de la interrupción del embarazo

La interrupción voluntaria del embarazo (IVE) sin duda ha sido objeto de debate y controversia. El ministerio dice que se ha avanzado en Colombia, a pesar de posiciones muy diferentes, en considerar estos «derechos íntimamente relacionados con los derechos de las mujeres a la vida, la salud, la integridad, la autodeterminación, la privacidad y la dignidad» como saludables. Como se mencionó anteriormente, recordemos que el 21 de febrero de este año se legalizó el aborto en Colombia recién en la semana 24, luego de discusiones sobre postergación y postergación. Esta decisión fue celebrada por miles de mujeres que luchan por el derecho a decidir que se respete su cuerpo. Sin embargo, el rechazo de ciertos sectores de la sociedad también es evidente. Organizaciones que se oponen al aborto voluntario se han manifestado, e incluso la abogada Natalie Bernal ha presentado una demanda constitucional. Con esta petición, Bernal espera reabrir el debate que se ha producido y que llevó a la despenalización total hasta la semana 24 y desde entonces entre las tres razones mencionadas en 2006: si la salud física o psíquica de la mujer, si hay riesgo cuando el feto esté severamente deformado, imposibilitando la vida fuera del útero materno, en el caso de relaciones sexuales violentas, transferencia de óvulos fecundados o inseminación artificial sin consentimiento.

El principal objetivo del juicio de Natalia Bedoya es lograr que la Corte Constitucional rechace todas las prácticas actuales de aborto en Colombia. Para ello, los embriones humanos deben tener personalidad jurídica en el país.

Lea también: Petro ha llegado a suelo norteamericano y Leonor Zalabata manifestó su entusiasmo