8 de diciembre de 2023

Candidatos republicanos en la carrera de alcanzar a Donald Trump

Con cuatro acusaciones pendientes y un historial policial controvertido, Donald Trump ha ampliado aún más su ventaja hacia la candidatura republicana en 2024. El ex presidente planea, una vez más, evitar el segundo debate entre los contendientes a la nominación, que se llevará a cabo esta tarde en la Biblioteca Ronald Reagan en California. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, quien se encuentra en un distante segundo lugar en las encuestas, intentará detener su caída en un escenario que aún alberga a siete políticos que compiten por reducir la amplia ventaja de más de 40 puntos que tiene Trump.

El evento de esta tarde, programado para las 18:00 en la costa oeste de Estados Unidos, ha perdido a un candidato, Asa Hutchinson, ex gobernador de Arkansas, quien no cumplió con los requisitos para participar nuevamente. El comité nacional del partido aumentó los requisitos con el objetivo de reducir el número de candidatos. Para aparecer en el escenario de Simi Valley, una ciudad ubicada a 65 kilómetros al noroeste de Los Ángeles, es necesario tener al menos un 3% en dos encuestas nacionales y haber recibido donaciones de al menos 50,000 donantes en 20 estados diferentes.

Donald Trump supera ampliamente estos dos requisitos, pero ha rechazado el tercero, que implica que los candidatos perdedores respalden al ganador de las primarias. Por esta razón, el ex presidente no está invitado por la organización, aunque su presencia no es necesaria, ya que domina con gran ventaja a sus competidores en las encuestas entre los republicanos locales, superando el 50% de las preferencias. Los candidatos más cercanos a él han optado por enfocarse en otros estados donde la competencia es más reñida. Trump planea visitar la ciudad de Anaheim, al sureste de Los Ángeles, el viernes para un evento de recaudación de fondos.

Los candidatos que han superado los requisitos para estar en el escenario este miércoles son el ex vicepresidente Mike Pence, el gobernador DeSantis, la ex embajadora de Trump en las Naciones Unidas, Nikki Haley, el senador de Carolina del Sur Tim Scott, el ex gobernador de Nueva Jersey Chris Christie, el gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum, y el empresario Vivek Ramaswamy, quien ganó notoriedad en el primer debate.

Este encuentro en California representa una nueva oportunidad para que los políticos reduzcan la brecha con Trump. En lugar de participar en un debate conjunto con sus rivales, el ex presidente estará en Detroit con los trabajadores de la industria automotriz que están en huelga. En el primer debate, Trump tenía una ventaja promedio de unos 35 puntos sobre DeSantis, pero esa brecha se ha ampliado a 40 puntos. Según una encuesta de Fox Business de la semana pasada, Trump tiene un 46% de apoyo, DeSantis un 15%, Haley un 11% y Ramaswamy un 7%. En contraste, The Washington Post y ABC sitúan al empresario de 38 años en solo un 3%.

Haley, la única mujer en la competencia, llega a California con un impulso adicional. Ha experimentado un aumento en las encuestas entre los votantes conservadores y salió bien parada después del debate en Milwaukee, donde incluso citó a Margaret Thatcher. Su equipo informó que su campaña recaudó un millón de dólares en los tres días posteriores al primer debate, un logro significativo en su camino hacia las primarias.

El debate será organizado por las cadenas de televisión Fox y Univisión y se transmitirá exclusivamente en streaming a través de Rumble, una plataforma de redes sociales polémica con vínculos a la derecha radical. Algunos han criticado la elección de esta plataforma por parte del comité nacional del partido, ya que Rumble ha sido objeto de controversia debido a su política laxa de moderación que permite la publicación de contenido extremista, racista y teorías de conspiración relacionadas con QAnon.

El tema principal del debate, según los organizadores, será la economía, con el conflicto laboral en Detroit como telón de fondo. Sin embargo, los equipos de campaña de los siete candidatos dan por sentado que habrá espacio para abordar otras preocupaciones de los votantes conservadores en un esfuerzo por ganar el apoyo de los seguidores de Trump. La importancia de este debate es significativa, ya que California representa 169 delegados en las primarias republicanas del 5 de marzo de 2024, conocido como el «Súper Martes». Se espera que temas como el control fronterizo, especialmente después del aumento en los cruces ilegales en agosto, también sean discutidos, con algunos candidatos abogando por militarizar la frontera y usar la fuerza para combatir a los cárteles del narcotráfico.